SAN PEDRO: Tras denuncia de comunidad Mbya por supuesta explotación de bosque nativo, Ecología llamó a “encauzar un diálogo entre las partes”

0
133

La comunidad Mbya Guaraní Alecrín, que habita en el municipio de San Pedro, realizó una denuncia contra la empresa Hijas de Juan Harriet, por una supuesta tala indiscriminada de bosque nativo. Sin embargo, Ecología aseguró que la empresa está autorizada por el Ministerio a utilizar hectáreas para aprovechamiento sustentable y no para desmonte.

 

 

Quiénes efectuaron la denuncia contra la empresa Hijas de Juan Harriet afirmaron que se instaló una tranquera que cierra el paso dentro de su territorio y que presentaron un pedido de suspensión de los cortes de árboles que se están haciendo en ese lugar.

Con respecto a esta situación, Mariano Marczewski, a cargo de la Dirección general de Bosques del Ministerio de Ecología de la provincia sostuvo que “los inspectores de bosques se acercaron el sábado para trabajar en el terreno y verificar si se trataba de un aprovechamiento autorizado o una situación ilegal”.

De esta manera, constataron que Hijas de Juan Harriet es una empresa registrada en el Ministerio, que cuenta el dominio de 4 lotes que están hacia la izquierda del asentamiento principal de la comunidad.

“Ellos iniciaron en 2012 un proceso de solicitud de aprovechamiento sustentable, no es un desmonte, sino un aprovechamiento sustentable” confirmó.

Por otro lado, contó que el plano autorizado para el aprovechamiento sustentable tiene un responsable técnico y un consultor ambiental. Además, hay relevamientos de flora y fauna en el terreno.

Marczewski manifestó que “el trabajo nunca inició hasta hace unos días atrás, cuando la empresa solicita el inicio de las actividades de aprovechamiento y se le autoriza el total de la superficie del lote 6”.

En este sentido, se inició el trabajo de extracción selectiva en el marco del plan de aprovechamiento sustentable, con el que se autoriza a sacar un número determinado de árboles por encima de un diámetro mínimo.

A su vez, Marczewski aseguró que la empresa está cumpliendo con las normativas correspondientes y agregó que “el Ministerio de Ecología es una institución que garantiza los derechos de los titulares, pero también debe garantizar los derechos de las comunidades originarias. Hay mucho por avanzar y mejorar”.

Por otro lado, contó que la empresa se trasladó a la Comunidad el 15 de abril de 2016, en el asentamiento de Alecrín. Ante esta situación, “la comunidad se opuso a esa posibilidad y a partir de la denuncia que hicieron la semana pasada nosotros pedimos a la empresa la suspensión de las actividades y el reinicio de un trabajo de forma conjunta para demarcar áreas de importancia de la comunidad y así garantizar sus derechos”.

Esta área fue preservada por años, también por mérito de las empresas que hacen vigilancia y control.

En este sentido, Marczewski agregó que “En época de incendios la empresa trabajó combatiendo en áreas circundantes a la comunidad Alecrín donde se destruyeron 160 hectáreas por el uso indiscriminado del fuego en esa zona”.

“Vamos a avanzar en un proceso de consulta con las comunidades originarias para demarcar áreas de importancia. La comunidad tiene ya demarcada 14 mil hectáreas en el marco de la ley 26.160, pero la titularidad la tiene la empresa y tiene sus derechos también para la conservación de esos recursos” explicó.

Asimismo, dijo que la comunidad Alecrín está a 3 kilómetros y a 120 metros del área autorizada, “es la más cercana pero no está lindante al lote” y agregó que “no quiere decir que no tenga algún tipo de necesidad de uso, por eso la empresa nunca se negó al acceso público de su territorios a las comunidades”.

Por este motivo, sostuvo que “hay que encauzar un diálogo entre las partes y tener en cuenta el aspecto de aprovechamiento de áreas sustentables además de los aspectos ambiental, económico y social” y consideró que «hasta que no se consiga una retribución de los servicios ecosistémicos, los titulares no tienen otra alternativa que generar ingresos para pagar las tasas municipales”.

También explicó que el esquema de trabajo permite extraer un volumen compatible con la sostenibilidad del bosque y luego se debe enriquecer con un número de árboles nativos.

La empresa tiene sus viveros propios y por cada metro cúbico que extrae, tiene que repoblar según la especie de la que se trate. Además, una vez culminado el proceso de aprovechamiento hay un período de descanso en torno de los 20 años que permite que el bosque vuelva a recuperarse.

Por último, el director de Bosques sostuvo que “lo básico de esto es que no se está poniendo en riesgo la biodiversidad, no es un desmonte, no es destrucción del bosque, no es un cambio de uso de suelo. A veces los adjetivos que se difunden en las redes no hacen más que desvalorizar el trabajo técnico que hay en la institución” concluyó.

 

FUENTE: MisionesOnline

Comentários no Facebook