SAN PEDRO: Más de 350 militantes participaron del Segundo Campamento Provincial de la Juventud

0
49
SAN PEDRO. En el Paraje Piñalito Sur, ubicado en la localidad de San Pedro, se realizó el Segundo Campamento Provincial de la Juventud, con la participación de más de 350 militantes de organizaciones sociales y políticas como el Movimiento Nacional Campesino Indígena-Cotrum, el Evita, el Movimiento Universitario Evita de la UNaM, y del Partido Agrario y Social (PAyS), provenientes de varios Municipios de Misiones, y también de las provincias de Buenos Aires y de Santiago del Estero.

El objetivo que se cumplió ámpliamente, fue debatir y trabajar sobre problemáticas que atraviesan a la juventud, buscando construir una conciencia crítica; rompiendo los prejuicios inculcado por un modelo capitalista que arrebata derechos adquiridos.
El campamento se hizo bajo la consigna «Juventud del campo y la ciudad construyendo poder popular!», y se trazaron ejes que impulsan un modelo de inclusión de los pueblos que apuestan a una producción campesina, agroecológica buscando llegar a todos y todas, con soberanía alimentaria, protegiendo las semillas nativas y criollas y con la intención de recuperar los saberes ancestrales.
Trabajaron en una agenda donde la juventud se ubica como protagonista de los procesos de transformación.

Jóvenes provenientes del norte, centro y sur

En el encuentro participaron los legisladores del PAyS, Martín Sereno y Jorge Páez, y algunos dirigentes como Adriano Matter, Nelci Beker y Carolina Cordero, entre otros, quienes expresaron su satisfacción por los resultados de la convocatoria que reunió a jóvenes del norte, centro y sur de la provincia; del campo, de los pueblos, de las comunidades mbya guraraní y de las ciudades.
«Fueron tres días de trabajo en un predio que acondicionaron los y las jóvenes, donde manejaron la logística, la alimentación, la provisión de materiales para el trabajo en los talleres de formación política, cultura, deporte y elaboración de productos, entre otros.
Además de debates y reflexión acerca de temáticas actuales que atraviesan a la juventud, como los consumos problemáticos, la necesidad de trabajo, de educación, la ola de transformación feminista, la violencia social e institucional que los afecta en el marco del presente y el futuro próximo», aseveró Matter, del MNCI-Cotrum.

Población de las chacras y ciudades

El Segundo Campamento tuvo una inmensa juventud -y además hubo espacios para niños y niñas- que habita las barriadas populares, el campo y las colonias, quienes reflexionaron sobre la cultura rural, la importancia de defender el ambiente y la producción sustentable, la agroecología, el valor de las semillas como herencia cultural y tecnológica y base de la soberanía alimentaria.
También se analizaron los problemas que padecen las familias de estos jóvenes; se planteó qué modelo de sociedad quieren, con qué valores y repuestas del Estado.
«Hubo reflexiones profundas, intercambios, las luchas diversas en sus comunidades por justicia, tierra y sus derechos.
Nos pareció fascinante el entusiasmo de estos chicos y chicas, y nosotros como dirigentes colaboramos y acompañamos en algunos paneles, hablando sobre cuál es la situación de la agricultura a escala global, la problemática mundial y nacional, la situación de la mayoría de los agricultores que son pequeños agricultores, y el campesinado, su rol como productores de alimentos sanos, como guardianes y conservadores del monte y de las tierras», explicó Páez.
Remarcó la intervención de caciques mbya en el contexto de la profundidad de la cosmovisión indígena sobre la vida, la historia, y el reduccionismo «en el que viven actualmente nuestros hermanos guaraníes y la privación de sus derechos».

Tierras para familias que las habitan y generan ingresos

Mientras que el diputado Sereno ponderó la importancia que significó para los jóvenes, ocuparse organizadamente de la logística del campamento, desde la salud hasta la alimentación, la higiene, la organización de las actividades, así como también la coordinaron de talleres culturales, deportivos, de formación política, etc.
«El campamento se hizo en una zona destinada como reserva comunitaria, en las que habitan y trabajan las familias campesinas de la zona desde hace muchos años.
Sin embargo hoy sienten que están en riesgo sus chacras, sus plantaciones, edificaciones, por la amenaza de supuestos dueños que aparecen de golpe, esgrimiendo la representación de dudosas empresas que pretenden despojar de esa tierra que es sustento de las familias que habitan, cuidan, conservan y generan un ingreso digno», señaló Sereno.

Aprendizaje y experiencias compartidas

Varios de los y las jóvenes participaron por primera vez en este tipo de campamentos. Es el caso de Rocío Gómez, referente de la JP Evita de Bonpland, quien hizo hincapié en haber obtenido un aprendizaje grupal, trabajando de una manera social y organizativa, con muchos momentos de reflexión y esperando volver a juntarse una próxima vez.
Lo mismo indicó Brenda Ertl de Jardín América, militante del Movimiento Evita, y está muy contenta por las experiencias que compartió con sus compañeros y compañeras.
«Los talleres estuvieron buenísimos, nos llevamos mucha información y capacitación; pudimos interactuar con los compañeros de la comunidad guaraní que no están solos, porque le hacemos el aguante como organización y como militantes», afirmó la joven.

Presencia de Santiago del Estero

Desde Santiago del Estero participó Marcela Rausch, del Movimiento Campesino, y afirmó cuanto le aporta ser parte de un hecho político que va a replicar en su lugar de origen.
«Con otra compañera de Santiago coordinamos algunos espacios de discusión, y fue una gran experiencia, con la alegría de ver a tantos jóvenes que militamos para poder vivir en una Patria libre y con derechos», aseguró.
Juliana Paredes, de Jardín América pertenece a la organización Seamos Libres, y se lleva del campamento un «montón de experiencias de distintos municipios, con debates en cada comisión y charlas surgidas en el campamento.
Pudimos compartir con otras compañeras, y nos vamos con más ganas de seguir luchando en nuestras organizaciones para cambiar este país, y poner a la Argentina de pie, como dice nuestro presidente, Alberto Fernández», dijo entusiasta.

Participación de guaraníes

Uno de los jóvenes guaraníes que participó del campamento es Martín Morinigo, profesor de lengua y cultura mbya, de la comunidad Yvoty Okara , de Bonpland.
«Si bien yo trabajo con chicos y jóvenes en la escuela, esta experiencia fue diferente a los campamentos educativos. Este es un movimiento de jóvenes comprometidos con la política y para mí fue enriquecedor. Generalmente los pueblos mbya guaraní que habitamos en Misiones no tenemos mucho apoyo, como por ejemplo, del Estado que nos tiene muy olvidados.
Entonces a partir de estos tres días, me di cuenta que podemos contar con estos chicos que forman un grupo de militantes solidarios», subrayó.

Valor y protección de las semillas

Cecilia Rodríguez y Gimena llegaron a San Pedro desde Buenos Aires, una pertenece al MNCI de la zona rural de Almirante Brown, y la otra joven que milita en el Evita, es de Esteban Echeverría.
«Rescatamos mucho el tema de las semillas, aprendimos de la compañera Nelci Beker, una agricultora que nos parece una compañera valiosa para la organización, y que nos conmovió cuando habló en el panel.
Nos vamos mucha solidaridad y los saberes  sobre todo de la comunidades guaraníes, que nos enseñaron sus leyendas, además del compromiso y el compañerismo de otros militantes con los que estuvimos en el campamento», graficó.

Cooperativistas que producen en Cabure-í

Mirta Esther Maciel, es de la organización MNCI de Andresito, y trabaja desde hace siete años en la Cooperativa Cabure-í, del Paraje del mismo nombre.
En el campamento pudo capacitar en la elaboración de dulces y envasados, «participé de varios talleres y me llevo la riqueza de poder charlar, compartir con los compañeros, animando a otros jóvenes a que puedan participar en el próximo campamento».
Uno de los militantes de la JP Evita dde Posadas, Javier Domínguez, participó en las temáticas sobre género, violencia institucional, consumos problemáticos, la Ley de Semillas y el problema de los agrotóxicos.
«También compartimos espacios de militancia donde fortalecimos los vínculos entre militantes de otros lugares, e invitamos a todos y todas las jóvenes a que se sumen a estos encuentros», resaltó.

Delegados provinciales y Plenario del Evita

Semanas después de finalizar el Campamento y como una continuación; en Andresito se reunieron delegados provinciales de la juventud de la Cotrum, el MNCI, el Movimiento Evita, la UTEP, la JP Evita y el PAyS, a debatir sobre política, con «conciencia rebelde y crítica y los sueños de construir un mundo mejor», indicaron.
Y el pasado sábado 29, se realizó el Plenario Provincial del Movimiento Evita, en la Cooperativa Cabure-í, que convocó a más de 150 delegados y referentes de 25 municipios de la provincia, y contó con la presencia de los diputados del PAyS, Jorge Páez, Martín Sereno y el concejal del El Soberbio, Nelson «Maneco» Brettin, quien estuvo en un panel aportando su trabajo y experiencia sobre la construcción del PAyS desde sus inicios, su gestión como concejal en contacto con el pueblo y también su tarea desde la ACTIM.
«Los hombres y mujeres de estos espacios, trabajamos para transformar y construir una Misiones y una Argentina en la que haya inclusión para todas y todos «, manifestaron como conclusión del plenario provincial.

Comentários no Facebook