SAN PEDRO: El domingo último se realizó en Colonia Terciados Paraíso el “Encuentro de Jóvenes Redentoristas, Conectados con Cristo”

0
82

Se trata del Primer encuentro del año, después de haber participado en el Campamento Juvenil Vocacional Redentorista 2020 llevado a cabo entre el 6  y  el  13 de enero en Quilmes Buenos Aires.

 

 

Durante la reunión, elegimos el tema “COMPARTIR, HABLAR, EMPEZAR JUNTOS, SEGUIR A JESUS” como el pensamiento principal para reflexionar.

 

 

El encuentro se concretó en la Capilla Inmaculada Concepción ubicada en Colonia Terciado Paraíso. Hasta el lugar se acercaron jóvenes de Cruce Caballero, San Pedro, Colonia Santa Rita, Colonia Lujan y Fracrán con el cálido recibimiento de los locales.

 

Para dar iniacio al encuentro los jóvenes participaron de la misa presidida por el sacerdote Jarek. En su sermón reflexionó junto al Evangelio que decía «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

 

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó.
Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.
Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

 

 

El sacerdote remarcó la palabra inmediatamente con un mensaje motivador a hacia los jóvenes “dejen lo que están haciendo y síganme dice Jesús”

 

 

“Jesús se acercó a los últimos. Nunca estuvo muy preocupado por el número de sus seguidores ni por su nivel social. Ni siquiera les puso las cosas fáciles. Sus primeras palabras, ponen frente al oyente una exigencia radical: “Conviértanse” o lo que es lo mismo, “cambia de vida”. Pero algo encontraron en él aquellas gentes sencillas y humildes que le siguieron. Con dudas y vacilaciones, pero le siguieron.

 

 

      “Hoy, también nosotros somos una pequeña comunidad. No ocupamos el centro del mundo. Apenas tenemos el Evangelio en medio de nosotros y la fuerza de Jesús para hacer lo que él hizo. Primero, escuchar su mensaje y tratar de convertirnos, de comenzar a vivir de acuerdo con el Evangelio. Y, segundo, ser portadores de ese Evangelio para todos los que nos rodean. No hay que temer porque seamos pocos o pobres. Así es como Dios quiere hacer presente su mensaje en el mundo. En nuestras manos está.”

 

Durante los programas, los jóvenes pudieron tratar varios temas al participar en charlas acerca de la vida de diferentes Santos, Beatos y Mártires Redentoristas.

 

 

Además del seminario, se pudo compartir un rico almuerzo con postre que estuvo a cargo de las Mujeres redentoristas de Colonia Terciado Paraíso, con la colaboración de las familias

Friedrich y Perinazzo.

Comentários no Facebook