¿Por qué falta la Sputnik V y qué pasará con los que esperan la segunda dosis?

0
9

Ante la demora de la vacuna rusa, el objetivo es inocular a 2,3 millones de personas, el 60% de los mayores de 50 años, con Moderna o Astrazeneca para completar la inmunización y así reducir el riesgo de la variante Delta.

 

La aparición de las vacunas contra el coronavirus, creadas a una velocidad nunca vista en la historia, marcaron un antes y un después en la lucha contra la pandemia. Pero las dificultades para producir las vacunas a una escala sin precedentes está causando problemas en varias partes del mundo.

El primer gran escollo fueron los problemas con la producción y los temores sobre posibles riesgos de Astrazeneca y la Universidad de Oxford, que llevó a muchos países a tener que buscar alternativas.

Algunos optaron por las primeras vacunas estadounidenses que salieron al mercado: Pfizer-BioNTech y Moderna. Pero cuestiones económicas (son las vacunas más caras) o geopolíticas llevaron a algunas naciones -entre ellas varias latinoamericanas- a apostar por una inoculación que aún no ha recibido el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud: la Sputnik V.

La vacuna rusa fue la primera en el mundo en ser registrada, el 11 de agosto de 2020, pero la falta de datos sobre su composición generó escepticismo al inicio.

Pero, cuando en febrero pasado la revista científica The Lancet publicó los resultados de la tercera fase de ensayos, que mostraban que la Sputnik V era una de las vacunas más eficaces del mundo -con un 92% de protección-, el interés creció.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (conocido como RDIF, por sus siglas en inglés), que comercializa Sputnik V en el exterior, afirma que 69 países autorizaron esta vacuna.Y Rusia firmó contratos por más de 130 millones de dosis con algunas de estas naciones.

Pero, al igual que ocurrió con la vacuna Astrazeneca, la demanda fue mucho más alta que la oferta, y ahora la mayoría de los países que firmaron acuerdos para adquirir Sputnik V están en problemas por falta de dosis.

Las dificultades tienen una particularidad: a diferencia de las otras vacunas de dos dosis, que usan el mismo componente en ambas vacunas, Sputnik V utiliza componentes diferentes. Y mientras que varios países se quejan porque no han recibido las cantidades pactadas de ambas dosis, algunos tienen un problema diferente: las vacunas que sí recibieron eran mayoritariamente del componente uno.

Esto ha llevado a que millones de personas que han recibido la primera dosis de la Sputnik V no estén pudiendo completar su inmunización por la falta de segundas dosis, que se han fabricado a una escala mucho menor que la primera..

FUENTE:PRIMERA EDICION

 

Comentários no Facebook