Hoy comienza la Semana de la Dulzura bajo el lema «Un beso virtual por una golosina real»

0
92

“Una golosina por un beso” es el eslogan de la Semana de la Dulzura, ideada por una conocida empresa de golosinas.

 

 

 

 

La Semana de la Dulzura se celebra habitualmente desde el 1° al 7 de julio de cada año. Surgió en el invierno de 1989 de la mano de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y de una empresa en particular, con el objetivo de aumentar las ventas.

«Una golosina por un beso» es el eslogan que se popularizó y tal fue el éxito que, durante esa semana, las ventas aumentaron nada más y nada menos que un 20%. Aunque surgió con un objetivo netamente comercial, se fue instalando en el ideario popular.

 

No obstante, en tiempos de cuarentena y obligado distanciamiento social, el slogan tuvo que cambiar. «Quisimos mantener vigente la propuesta pese al contexto y por eso cambiamos el slogan a ‘Un beso virtual por una golosina real‘», explicó Ariel Korin, gerente de gestión de la Asociación de distribuidores de galletitas, golosinas y afines (ADGYA), la institución responsable de la campaña junto a empresas como Arcor y Mondelez.

 

Se espera que la tradición de regalar golosinas en la primera semana de julio no solo se mantenga sino que se extienda al llamado «Mes de la Dulzura«.

 

La Semana de la Dulzura 2020 propone cambiar una golosina por un «beso virtual».
Del 1 al 7 de Julio, Semana de la Dulzura.

 

Semana de la Dulzura y las golosinas favoritas de los argentinos

Hoy los alfajores y los chocolates y chocolatines representan casi el 45 % de las ventas de este rubro que comercializa alrededor de 3 kilos de productos per cápita al año.

 

Cada época tiene sus golosinas favoritas, algunas se ponen de moda y desaparecen o las que llegan para quedarse, hitos kiosqueros marcados a fuego en la memoria emotiva de generaciones enteras.

 

Opciones hay para todos los gustos: nuevas o clásicas como la Rhodesia o los “polémicos” caramelos Media hora, con envase minimalista o con el anzuelo de la “sorpresita” para los más chicos, glotonas como la venerada Vauquita o “livianas” como las barritas de cereal con frutas.

 

Los alfajores lideran las preferencias en golosinas. Foto: Andres D’Elia
Del 1 al 7 de Julio, Semana de la Dulzura.

 

Más allá de los packagings, las marcas y las estrategias de marketing y publicidad, hay algunos tipos de golosinas que los argentinos preferimos sobre otras. Nuestras elecciones configuran el ranking de nuestros antojos kiosqueros ​tal como lo refleja un informe de Consultores de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES).

 

¿Cuáles son las golosinas más vendidas en Argentina?

Los alfajores se llevan el primer puesto. Dos tapitas de masa, dulce de leche y un baño de chocolate: una fórmula sencilla reversionada en decenas de sabores y formatos. ¿La razón de tan diversificada oferta? Más de 1 de cada cuatro ventas de una golosina es de este producto. Según datos proporcionados por ADGYA, (Asociación de Distribuidores de Golosinas, Galletitas y Afines) se comercializan 6 millones de alfajores por día.

 

Más de una de cada cuatro ventas de golosinas, es de alfajores. Foto: AFP.
Del 1 al 7 de Julio, Semana de la Dulzura.

 

Otro dato: los más populares son los más accesibles. Así lo confirma un ranking del portal infokioscos.com.ar: el Guaymallén blanco es el más vendido. En el podio lo secundan el Jorgito de chocolate y el Fantoche triple de chocolate. A pesar de que se vende en kioscos, el Cachafaz, siempre presente en los listados por criterio de calidad junto al tradicional Havanna, no figura en el top ten de los más populares.

 

Chocolates y chocolatines figuran segundos entre las golosinas más vendidas. En este caso la oferta también es variada. Se comercializan desde los “vintage” nacionales como el Biznikke -esa galletita de cobertura nevada que está a punto de cumplir 60 años- hasta los productos de marcas que son hits globales como Cadbury o Milka.

 

Por su parte los chocolatines, esas delgadas tabletitas de entre 8 y 25 gramos que producen marcas como Arcor o Georgalos tienen un gran componente nostálgico para muchos adultos porque están invariablemente asociadas a la infancia. Un sobreviviente de culto para muchos mayores de 35 es el Jack de Felfort, pionero en el concepto del chocolatín con sorpresita.

 

El podio lo completan los caramelos y confites. En este rubro, imposible no mencionar a los Palitos de la selva. El masticable bifaz (frutilla y vainilla) con envoltorio de animales es un clásico desde la década del 50. Otro ícono: los coloridos Sugus que si bien no son una creación nacional, desembarcaron en nuestro mercado después de la Segunda Guerra Mundial. Con los años se alteró su packaging (por ejemplo, el tradicional doble envoltorio -el de color y el papelito semitransparente interior- ya no existe), se sumaron sabores y formatos pero sigue siendo un hit. La versión confitada también forma parte de esta categoría.

 

Más abajo en el top nine figuran las pastillas como las emblemáticas DRF, bautizadas en 1914 con las iniciales de su creador Don Darío Rodríguez de la Fuente, las obleas cubiertas en chocolate y productos similares como el histórico tándem de Tita y Rhodesia, los turrones y los chicles. La mayoría de los productos enumerados en este ranking remiten a marcas legendarias del mercado local, lo cual habla del largo romance de los argentinos con las golosinas.

 

Los caramelos figuran en el tercer puesto de las golosinas más vendidas.
Del 1 al 7 de Julio, Semana de la Dulzura.

Comentários no Facebook