Desarrollo Social culminó con el ciclo de tutorías a estudiantes de Posadas

0
10

La educación es un pilar fundamental para el crecimiento de la comunidad, por lo que el Gobierno de Misiones implementa diversas políticas de estado para garantizar el acceso a este derecho. El Ministerio de Desarrollo Social, la Mujer y la Juventud realizó el cierre anual de las tutorías escolares destinado a barrios de Posadas. Las clases se desarrollaron en siete comedores de la capital provincial y alcanzó a un total de 300 jóvenes que se acercaron a las tutorías para recibir asistencia escolar.

 

 

El ciclo de tutorías estuvo a cargo del área de Unidad Superior de la cartera social, quien articuló con los docentes para acercar a las y los jóvenes, las clases que más necesitaban para cerrar de la mejor manera el año escolar. Nicolás Calfuquen, profesor que participó en el merendero del barrio Itaberá explicó que trabajaron de manera conjunta con un equipo de profesores para enseñar, pero también asesorar y acompañar a cada estudiante que concurrió a las clases. “Uno de los objetivos fue evitar la deserción escolar y lo seguirá siendo durante el 2022, que puedan desarrollarse como alumnos y como personas también, acá trabajamos lo personal. Nosotros siempre alentamos y ayudamos en lo que podemos, brindamos lo mejor para que sigan progresando en la escuela y en la vida también”, explicó.

Por su parte, la encargada del merendero Luz de Futuro, María Machado, explicó que estas clases de apoyo escolar es la respuesta a una problemática que detectaron hace un buen tiempo y buscaron una pronta respuesta. “Acá se dictaron clases casi todos los días, tanto por la mañana, como por la tarde, con chicos que necesitaban que le expliquen sobre algunas materias o acompañamiento en los trabajos prácticos y sobre todo en la recta final, para que puedan pasar de grado”, manifestó. Además, agregó que también tienen una escuela de deportes, con la ayuda de padres que se acercaron a colaborar y con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social.

En el mismo sentido, Irma Ríos, madre de uno de los niños que participaron de las clases de apoyo escolar en el merendero, agradeció la oportunidad que se le brindó a sus hijos de contar con clases particulares, sobre todo luego de un año lectivo difícil, como lo fue el 2020. “El año pasado se nos complicó mucho, por la pandemia que no podía salir, ni participar en la escuela, pero este año fueron diferentes las cosas. Estos espacios nos ayudan muchísimo, porque tengo tres hijos en edad escolar y no puedo pagar un docente particular”, remarcó.

El estado provincial articula, a través de sus diferentes organismos, herramientas para asistir a los sectores de la comunidad más vulnerados, para que cuenten con la igualdad de oportunidades y un pleno acceso a todos los derechos.

Comentários no Facebook