Con apoyo del INYM, se multiplican las cubiertas verdes para mantener y aumentar los suelos fértiles

0
15

En distintas chacras, en toda la zona productora, cada vez son más los yerbales con  cubiertas verdes de verano y de invierno. De esta forma, se consolida la propuesta técnica del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) de buen manejo de suelo y de planta para mantener y mejorar la fertilidad y lograr una mayor productividad en el mediano y largo plazo.

 

 

La ing. agr. Silvina Machuca, integrante del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM, quien trabaja en chacras de Montecarlo y Puerto Rico, contó que “de a poco el productor va adquiriendo mayor interés por las cubiertas y decide utilizarlas en reemplazo de herbicidas porque resultan más ventajosas, son más económicas y generan mayores beneficios a la planta de yerba”.

La asistencia del INYM abarca la entrega de semillas de cubiertas verdes de verano y de invierno y el asesoramiento para sembrar, con la mirada puesta en multiplicarlas y compartirlas con más productores.

“En esta zona, se hicieron 4 parcelas de cubiertas de verano a modo de obtener semillas. Ya se cosecharon. Los lotes tenían mucuna, crotalaria y poroto sable. La idea es repartir esas semillas en otras chacras en el mes de septiembre e ir replicando los lotes semilleros”, detalló Machuca.

Actualmente, continuó, “se están entregando semillas de cubiertas de invierno -avena, ryegrass y cebadilla- para consociar con nabo forrajero y vicia villosa. El objetivo es también que el productor comience a obtener sus semilleros e ir replicando a otros lotes”.

Machuca volvió a destacar “la experiencia de productores que  decidieron dejar de usar herbicidas a partir de la incorporación de cubiertas verdes; empezaron a ver resultados concretos, por un lado disminuyeron los costos y por otro lado se empezó a notar que la planta de yerba emite brotes desde abajo, cosa que antes no se veía”.

Con la incorporación de cubiertas verdes se logra incrementar la materia orgánica, la macro porosidad, la infiltración y la disponibilidad de agua, mejorar las propiedades físicas y el reciclado de nutrientes en el suelo. Todo esto aporta beneficios que pueden repercutir en una mayor cantidad de ramas y hojas en las plantas de yerba mate, lo que resulta en una mayor productividad.

El INYM, a través de los técnicos del Servicio de Extensión Yerbatero, acerca a las chacras semillas de avena negra, nabo forrajero, reygrass, cebadilla criolla, lupino, colsa y vicia villosa, maní forrajero, poroto sable, mucuna, crotalaria, entre otras cubiertas verdes, algunas de ciclo anual con resiembra natural y otras perennes, no necesitan sembrarse todos los años.

Comentários no Facebook