Asistieron y amamantaron a un bebé en estado de vulnerabilidad en el barrio Ñu Porá de Garupá

0
56
Todo ocurrió el miércoles por la noche, cuando una joven de 29 años, solicitó presencial policial debido a que quedó al cuidado de un bebé de dos meses de edad, mientras que su madre no regresaba.

En ese contexto, personal de la comisaría de la Mujer de Fátima, se acercó al domicilio y constató el hecho, dialogando con la joven, quien manifestó que se encontraba al cuidado del bebé y su madre se había ausentado del hogar sin regresar hasta el momento.
Fue por ello que, debido al llanto del niñito, la cabo de Policía Graciela Miranda le dio de mamar para que se tranquilizara.
Luego de realizar averiguaciones y dar con la madre y los familiares de la misma, se dio intervención a la Defensora Oficial de turno, quien dispuso que el pequeño sea alojado en un hogar para sus cuidados, hasta tanto se logre dar con algún integrante del grupo familiar que esté en condiciones de ocuparse del menor.

Comentários no Facebook