San Pedro: Familias de Colonia Pedregullo reclaman agua potable y regularización de tierras

Locales 02 de abril de 2018 Por
SAN PEDRO. Una de las picadas de Colonia Paraíso es Pedregullo, donde su nombre remonta al estado de los caminos lleno de piedras, pedregullos que lo hacen intransitable. En ese lugar recóndito del municipio de San Pedro vive la productora agrícola Norma Beatriz Rumble, que junto con otros vecinos -viven 21 familias- decidieron reunirse con el diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social), para plantear la situación preocupante de falta de regularización de la tierra, problemas de tierra, luz, agua potable, educación, con una sola docente en un turno para más de 40 alumnos en el aula satélite.

"Uno de los grandes problemas es la necesidad de tener los títulos de propiedad, somos familias que vivimos desde hace 10, 15, 18 años y todavía es una gran inestabilidad. Ni siquiera podemos hacer un monotributo porque lo primero que piden son los papeles de los terrenos. Lo mismo si queremos hacer un proyecto de huertas, o anotarnos en el plan ganadero, necesitamos el papel de la tierra para poder seguir produciendo y tratar de sacar la familia adelante", reclamaron los vecinos.


Entre todos construyen la escuela


Con respecto a la educación, las madres explican que también para erradicar el aula satélite y tener construir una escuelita de material, se requiere la documentación de la tierra.

Una de las madres cuenta que una Fundación de Buenos Aires, donó un terreno para la construcción de la escuela, entre todos los vecinos se pusieron de acuerdo para hacer una de material, y casi perdemos esa oportunidad por falta de papeles del terreno donde está asentado el aula satélite. Felizmente lo pudimos solucionar temporariamente porque no daba para más, es una escuela rancho que se cae a pedazos", dijo.

Norma ni siquiera puede cambiar la titularidad de la luz. "Lo peor es que el municipio de San Pedro no se hace cargo, nos dicen que nuestra picada pertenece a El Soberbio o a San Vicente y al final no sabemos a quien recurrir, nos tienen de acá para allá pero no nos dan soluciones, y así mucha gente termina abandonando las chacras, porque al tener problemas con la luz, el agua potable y los caminos, es imposible vivir. La escuelita se sostiene llevando agua con una bomba de mi casa; por eso pedimos a las autoridades de la municipalidad que procuren hacer un pozo perforado", reclamó.


Necesidad de caminos


En la Picada Pedregullo hay familias con muchos chicos y resulta muy difícil vivir sin agua, y con electricidad precaria. Los vecinos manifestaron que si los gobernantes se preocuparan un poquito más por la colonia, habría menos pobreza en las ciudades.

"En mi caso y el de mi familia, vivimos de la producción tabaco porque es lo único que nos da la plata del retorno, y la caja verde; pero si tuviéramos una manera de salir al pueblo a vender los productos de la chacra, sería redituable porque hay bastante producción en las huertas; pero es imposible transitar estos caminos, hay que contar con un buen vehículo y los productores no tenemos, pero si pudiéramos salir a vender los alimentos de las chacras sería un buen ingreso para nuestros hijos", reflexionó.

Las 21 familias coinciden en el reclamo de legalizar las tierras, "es algo que nos conviene a todos. Yo tengo un nieto de un mes de vida; si lo sacamos de acá ¿dónde va a crecer? Porque no hay otro lugar como la chacra para crecer con más coraje para enfrentar la vida que viene, porque esto no termine acá. Creo que la crisis recién está viniendo con recortes de acá y de allá, como pasó con mi abuela Macorina a la que le cortaron la jubilación y el Pami", lamenta.


Escuela deteriorada


Norma relata que si no fuera por los padres, nadie se ocuparía de la escuela. Ellos hacen la limpieza porque la Municipalidad ni siquiera desmaleza el predio. "Y en este lugar hay un montón de bichos que pican a los chicos, están dentro del grado, atrás del pizarrón. La colonia está bastante abandonada.

"Ahora estamos peleando por el pozo perforado, el arreglo de los caminos, los papeles para las tierras para que podamos seguir creciendo dignamente en la chacra, porque en el pueblo es peor. Nosotros, con mi familia vivimos en el pueblo. Las cosas son más caras, por ejemplo yo tengo una pensión de 4200 pesos y con eso tengo que comprar los medicamentos para la abuela, las mercaderías; tengo dos hijos, somos cuatro en la casa y la plata no alcanza. Por suerte acá carneamos un pollo hacemos un rico guiso, hago porotos, hiervo zapallos, cocino un reviro; es todo cuestión de ingeniarse. La vaca que tenemos da leche, y además puedo hacer el queso y la ricota, preparar un dulce de leche, la chacra da varias alternativas", dice.


"Es cuestión de ingeniarnos"


Norma cuenta que se levanta temprano y se ocupa e ordeñar haga frío o calor. "A veces tengo que ir hasta el pueblo a hacer trámites; pero si hay humedad en el ambiente, "con mi marido nos dedicamos a preparar tabaco, porque después viene una sequía y ya no podemos. Es cuestión de ingeniarnos; pero en la chacra una familia puede sobrevivir mejor que en la ciudad, por ejemplo el maíz para las gallinas no lo compramos, lo plantamos. Una es su propia patrona, pero hay que saber manejarse y enseñar a los hijos, principalmente a ser educados, trabajadores, que aprendan a ser personas honestas", afirma.


"Contamos con tierra fértil"


Los vecinos opinan que si el Gobierno se preocupara un poco por las gente del campo, del interior y lograran el papel de las tierras, podrían armar un proyecto y seguir avanzando.

"Mis hijos viven en los alrededores; los varones son hombres grandes ya, después tengo una hija que también está en la chacra con su bebé. Si ella logra los papeles de su tierra, podrá pensar en un proyecto de huerta, plantar verduras que en el pueblo tienen mucha salida; pero sin papeles no hay posibilidades.

Con mi marido queremos hacer un invernáculo; pero significa mucho esfuerzo, tener que entregar el tabaco y en vez de comprar una muda de ropa a mis hijos más chicos, tendremos que invertir en un invernáculo. Contamos con tierra fértil, no es necesario andar poniendo abonos, químicos ni nada; el gran problema que sufrimos es la falta de caminos transitables para sacar los productos al pueblo y la documentación para regularizar las tierras", insiste la agricultora.