Con apoyo de Vida Silvestre se fortalecieron los trabajos de control y fiscalización contra la caza furtiva en el norte de Misiones realizados por guardaparques

Locales 01 de marzo de 2018 Por
En el marco de la carta acuerdo firmado entre la Fundación Vida Silvestre Argentina y el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de Misiones, mediante el Cuerpo de Guardaparques Provinciales se fortalecieron los trabajos de control y fiscalización para contrarrestar las actividades furtivas en la zona Norte de la Provincia durante el último semestre de 2017.
aqnwplgccdpzs8b6g

El equipo de guardaparques provinciales de la zona norte de Misiones, con apoyo de Vida Silvestre, fortaleció e intensificó los esfuerzos de control y fiscalización contra ilícitos en las áreas protegidas de la zona norte. Se realizaron 18 operativos de control y vigilancia posteriores a la implementación de un ciclo de capacitaciones, trabajos de planificación de las actividades y la donación de equipamiento. Los controles se focalizaron en los Parques Provinciales Guardaparque Horacio Foerster, Urugua-í, Puerto Península y en la Reserva de Vida Silvestre Urugua-í. En este 2018 ya se está trabajando en redoblar la apuesta y apoyar más acciones de control y vigilancia.

Estas actividades forman parte del proyecto “Por más yaguaretés, acciones estratégicas para su conservación en la selva misionera”, que tiene entre sus principales objetivos mitigar la problemática de la caza furtiva. Ésta, es una problemáticas que afecta directamente al yaguareté y sus presas, pero que también pone en riesgo el funcionamiento del ecosistema de la selva misionera.

En Misiones, el Ministerio de Ecología es la autoridad de aplicación en materia ambiental, y es la responsable de las tareas de control y fiscalización de todas las actividades furtivas dentro de las áreas protegidas provinciales.

Entre los resultados más destacados de los 18 operativos de control y vigilancia que se realizaron, se destaca la detención de 6 personas que se encontraban cometiendo delitos de cacería en las áreas protegidas. A su vez, se identificaron y destruyeron 31 saleros (cebaderos de animales), al igual que 10 sobrados (sitios para la espera de las presas, generalmente arriba de los árboles). Se encontraron un total de 19 trillos actualmente en uso y otros 9 antiguos, al tiempo que se identificaron 5 campamentos activos y 1 en desuso, en los cuales se montó guardia y finalmente fueron destruidos.