Naftas: el Gobierno aumentó biocombustibles e impuestos y los precios subirán al menos 3%

0
17

Las petroleras remarcarán los valores en surtidores. Además de trasladar costos, recompondrían márgenes deteriorados tras el congelamiento.

 

 

 

Las naftas aumentarán al menos 3 por ciento el próximo domingo. Ese es el impacto que tendrá en los surtidores el incremento en el precio de los biocombustibles y la suba del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), dos medidas que tomó el Gobierno esta semana y que publicó en el Boletín Oficial. Las refinadoras más importantes del país definían por estas horas qué margen de ganancia recompondrán, sumado a ese incremento, con precios que, dicen siguen entre 10 y 15 rezagados.

 

 

El miércoles, una decisión sorprendió a la industria petrolera. El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, autorizó un incremento en el precio del biocombustible de hasta 15 por ciento. Mediante una resolución, dispuso subas en precios regulados de 14,6% para el biodiésel, del 12% para el bioetanol de caña de azúcar y de 3,3% para el bioetanol de maíz.

 

 

Los combustibles dielsel deben tener al menos un 10% de biocombustible y las naftas, al menos 12 por ciento de cuota renovable. Así, estas subas tendrían un impacto en los surtidores de entre 1 y 1,5 por ciento.

 

 

A ese aumento se suma la suba del impuesto a los combustibles, que Energía publicó este viernes en el Boletín Oficial. El tributo aumentará en torno al 5 por ciento y no 20%, que es lo que debía actualizarse antes de fin de año. El 15% restante, indica la resolución, deberá efectivizarse a partir del 1 de enero. Dicho de otra forma, será la gestión de Alberto Fernández la que defina si aplica o no esa suba. Por lo pronto, el incremento del ICL tendrá un impacto en precios de entre 1 y 2%, tal como había anticipado Lopetegui.

 

 

«Descontábamos la suba del impuesto, pero no esperábamos la de biocombustibles», indicaron en una de las grandes empresas expendedoras de naftas. Las compañías, indicaron, están en un dilema. Todavía buscan recuperar hasta 15% de margen de ganancia, que perdieron con el congelamiento que dispuso el Gobierno luego de las PASO. Por lo tanto, los combustibles deberían aumentar más que ese piso.

 

 

Pero una suba más contundente podría profundizar la ya pronunciada caída de la demanda de naftas. Por otro lado, las grandes compañías todavía no tienen definiciones del presidente electo, Alberto Fernández, sobre su política energética y de precios de combustibles. Se preguntan si podrán volver a aumentar más adelante.

 

 

Como ocurre desde hace meses, Axion, Raízen (Shell) y el resto de las empresas esperarán a que YPF, que tiene cerca del 60% del mercado, mueva sus precios para acompañarla. Si aumentan más que la petrolera de control estatal, se exponen a perder más clientes. En lo que va de 2019, el expendio de naftas cayó entre 3 y 4 por ciento, pero con una migración desde las variantes premium, que cayeron hasta 30%, hacia la súper.

 

(TN)

Comentários no Facebook