Andrés Calamaro llega a Corrientes para presentar «Cargar la suerte»

0
19

El cantante se presentará en esta ciudad este jueves en el Cocomarola, con su reciente disco «Cargar la suerte».

 

 

 

 

Andrés Calamaro es, desde hace tiempo, una de las figuras que alcanzó estatus de «histórica» con su prolífera carrera en el rock argentino, un nivel que incluso ya lo perfiló para posicionarse como uno de los máximos referentes de la música de Iberoamérica. Hace un par de meses cumplió 58 años y sigue transitando casi intacto el camino de una sólida conexión musical entre España y Latinoamérica. El Salmón es un sobreviviente de los años de gloria de los 80 y 90, pero que hoy se muestra más recargado que nunca en el umbral de la tercera década del siglo XXI.

 

 

Como siempre, no puede dejar de crear y en noviembre del año pasado presentó su nuevo disco, «Cargar la suerte». «Este es el mejor que haya grabado», había asegurado Calamaro al lanzarlo hace casi un año.

 

Con este álbum se presentará en la ciudad de Corrientes este jueves 24 de octubre, nada menos que en el templo del chamamé, el Cocomarola.»Cargar la suerte» contiene los temas «Verdades afiladas», «Tránsito lento», «Cuarteles de invierno», «Diego Armando Canciones», «Las rimas», «Siete vidas», «Mi ranchera», «Falso LV», «My mafia», «Adán rechaza», «Egoístas», y «Voy a volver».  En efecto, como el nombre del tema que cierra el disco, Calamaro cumple su promesa y volverá a Corrientes para subirse al escenario Sosa Cordero

.

 

Y regresa también con una muy buena noticia en cuanto a reconocimiento de la industria musical. Andrés es el argentino más nominado para los Latin Grammy 2019: para la 20ª edición de estos premios recibió cuatro nominaciones en las categorías «Álbum del Año» y «Mejor Album Pop/Rock» (por «Cargar la suerte»), «Grabación del Año» y «Mejor Canción de Rock» (por «Verdades afiladas»). La ceremonia de entrega se realizará el 14 de noviembre en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.

 

La tierra del chamamé y el Gauchito

 

En plena gira por la Argentina y el continente, Andrés Calamaro concedió una entrevista exclusiva para El Litoral a través de un cuestionario que se le envió con anterioridad y lo respondió con conceptos imperdibles. Pero además de sus memorias de la provincia y los recuerdos que le despierta su paso por ella y la región, habló del nuevo disco, la diferencia con los trabajos anteriores, el espectáculo con el que desembarcará en el Taragüí, las nuevas tecnologías y el long play: «Se extingue y a nadie le importa. Es una pena, porque pensamos en discos como un álbum con varias canciones o segmentos».

 

—¿Cómo va a ser el show en Corrientes?

 

—Nuestro servicio es dar buenos recitales o muy buenos. Ya hicimos una gira de quince presentaciones en España y con buenas sensaciones. Venimos con casi el mismo grupo intacto. Cinco músicos en escena y nuestros buenos elementos operando el sonido y las luces, bien atendidos en el escenario.

 

—¿Qué recordás del público correntino?

 

—Corrientes es mi provincia preferida y no digo esto de todas las provincias. Es región Noroeste. El litoral es Andalucía argentina, y la música del litoral tiene categoría «flamencólica». Recuerdo eso y el río. Eso y todas las veces que vine a tocar. Recuerdo el primer (anfiteatro) Tránsito (Cocomarola), a Mercedes y Paso de los Libres. El primer anfiteatro no lo olvidé nunca. Y pedimos al Gaucho Gil que nos acompaña en el escenario porque no me olvido de llevarle whisky y llaves. Y más cosas de músicos traviesos buscando intensidad.

 

—¿Cómo definirías este momento de tu vida?

 

—Muy interesante, la soledad tranquila del punk de Schopenhauer. Me paso el día tocando guitarra sobre discos, tomando mate y escribiendo versos. Estoy esperando la gira, en una semana voy a estar sirviendo a la música. Pienso seguir tomando mate y escuchando música, con voluntad. Seguir tocando la guitarra todos los días.

 

—¿Que buscás transmitir en «Cargar la suerte»?

 

—Nos presentamos con una grabación muy buena y un repertorio decente. Ni menos ni más. Presentamos músicos muy buenos, arreglos de partitura y sonido de Los Angeles. No sé si en términos de «transmisión» puedo decir mucho más, es el disco que grabamos con Germán, Gustavo y los músicos. Espero que transmita calidad y eficacia. Que tenga sal y pimienta.

 

—¿Qué lo diferencia de trabajos anteriores?

 

—El método para grabar los instrumentos. Tocamos todos juntos en una misma sala, la grabación tradicional. Tres o cuatro veces cada canción, pero todos los instrumentos juntos, en algunos casos el canto también está grabado en los primeros días, que fueron cuatro días, cuatro sesiones. Con los bronces y las cuerdas también grabamos ensamblados, todos juntos y al mismo tiempo, hasta once músicos. Algo similar hicimos con Joe en «Alta suciedad»: grabamos las columnas en cinco días en New Jersey. En aquella oportunidad grabamos más instrumentos en la isla de Manhattan.

 

—¿Cómo impactaron en tu trabajo las nuevas tecnologías (redes sociales, plataforma musicales, etc.)?

 

—Es pronto para decirlo, de momento son veinte años de desgaste discográfico: el long play se extingue y a nadie le importa. Es una pena, porque pensamos en discos como un álbum con varias canciones o segmentos. Las redes y las plataformas no ayudan a lo que conocimos como «asunto discográfico», pero ofrecemos buenas giras con muy buen equipo de compañeros y fierros. Eso no lo perdimos.

Comentários no Facebook